miércoles, 2 de febrero de 2011

Al Centenario Lorenzo Moreno Díaz

Felicidades
En Villa del Campo hay muchas, muchas cosas antiguas que están cargadas de historia, inscripciones, escudos, ermitas, puentes, poblados milenarios y un sin fin de signos que dignifican su pasado, todos son muy valiosos pero son eso vestigios de un pasado mayoritariamente olvidado.

Conviviendo con todas esas olvidadas joyas, a día de hoy, 2 de Febrero del año 2011, hay una verdadera joya, viva y latente, sin duda uno de los más valiosos activos que actualmente tenemos, un espejo del pasado, y del presente, y quien sabe sí también del futuro, esta joya responde al nombre de Lorenzo Moreno Díaz, y nació un 2 de Febrero de aquel lejano 1910.

Hoy según la tradición local, a Lorenzo Moreno Díaz le vamos a dar los años, y le vamos a dar, nada menos que 101 años llenos de contagiosa fe, infinita bondad y prodigiosa vitalidad, que con total entereza, sostiene su ya maltrecho cuerpo.

De manera silenciosa y discreta, desde el crisma del blog, tío Lorenzo nos deseó a todos felicidad en la pasada Navidad, nadie se ha percatado de ello, fue mi particular homenaje a sus Cien Navidades, simbólicamente desde una ventana tras el portal ha felicitado a quienes al blog se han acercado. (Una diminuta foto de tío Lorenzo, nos mira desde una de las ventanas tras el portal) Ahora es el momento de que nosotros le felicitemos a él, a viva voz o desde lo más profundo del corazón.

Para que conozcamos un poco más sus sentimientos, publicare extractos de una larga entrevista que le hizo Radio Montehermoso con motivo del centenario de su nacimiento, en ella se retrata a corazón abierto y se aprecia la desnudez de un alma limpia y una mente sana, repleta de ternura y humanidad, que pese a sus años no vacila ni ante los comportamientos más modernos. Tío Lorenzo, felicidades de todo corazón y que Dios le tenga muchos años entre nosotros. Gracias por ser así, de lo cual, públicamente me siento muy, muy orgulloso, un abrazo de quien usted sabe.

Extractos de la entrevista para el programa RadioHomenajes de Radio Montehermoso, que Ángel Villares le hizo a Lorenzo Moreno Díaz, unas fechas antes de que tío Lorenzo cumpliera los Cien Años.

La difusión del extracto de la entrevista a tío Lorenzo en este medio afín a todo el pueblo, no tiene más fin que el de divulgar entre sus vecinos y paisanos las infinitas bondades de esta entrañable persona y para que esta en sí pueda llegar a sus oídos de manera más pausada, de la viva voz de sus propios paisanos y amigos y sin la celeridad de la radio. Se ha llevado a cavo lo más fielmente posible, omitiendo parte de los largos enunciados, propios de una amena conversación y resumiendo algunas respuestas, sin que ello modifique el propósito del homenaje.


                                                                 Introducción

Radio Homenaje……. Hoy lo hacemos desde un pueblo extraordinario de la provincia de Cáceres, Villa del Campo. Este entrañable vecino nace en Torrejoncillo, su infancia estuvo marcada por las dificultades económicas de Extremadura, de pequeño toma contacto con el trabajo y crece en valores como el sacrificio y el afán por trabajar.

Ángel Villares: Lorenzo ¿tuvo usted una infancia feliz?

Lorenzo Moreno Díaz: Pues no, fue un poquito…. Yo nací en Torrejoncillo, el día 2 de Febrero de 1910, y el mismo día que cumplí 5 años me trajeron aquí mis padres por mejorar la economía, después el día 30 de Abril ingresé en el ejercito, (se refiere a la guerra civil) ya estaba casado, mi hija que ya ha fallecido, Dios la tenga en descanso, nació cuando yo estaba en Huelva, en las minas de Rió Tinto, empezamos en Cáceres y fui al ejército del sur, luego pasamos al centro, estuve en Córdoba, en Castro del Río, en Priego de Córdoba, en Talavera de la Reina y en muchos sitios.

A. V.: Usted ha tenido una vida muy sacrificada.

L. M. D.: Mucho, si mucho sacrificio.

A. V.: ¿Le gusta a usted hablar con la gente?

L. M. D.: Sí me gusta si, me gusta que vengan a preguntar por mí, como ha sido mi vida, eso me gusta mucho.

A. V.: Llegado ya a una cierta edad, cuando ya se ha hecho todo, lo que toca es escuchar a los demás.

L. M. D.: Ya desde luego la edad que tengo yo y todo lo que he sufrido en la vida, la cabeza hay veces que no va, pero todavía puedo hablar bien.

A V.: ¿Cuántos años ha dedicado usted a la profesión de zapatero?

L. M. D.: Pues toda la vida, también he sido agricultor.

A. V.: La profesión de zapatero es algo que también la han llevado a cabo más familiares suyos, no solamente usted.

L. M. D.: Dos hermanos, uno vive en Madrid, que el día 27 de junio hizo 93 años, es 6 años menor que yo, lo cogieron prisionero en Belchite los rojos.

A. V.: La gente que le conoce bien dicen de usted que es un ser sociable al que le gusta hablar con los demás y escuchar a todas las personas que pasan por su puerta, si mira usted hacia unos años atrás, la gente en general se ha hecho más individualista o es ahora más sincera y más franca que antes.

L. M. D.: No ahora ya no son tan francos como antes, ya son más… como más importantes, se dan más importancia ya no…. Villa del Campo ya ha dado una vuelta sobre eso, Villa del Campo ha sido siempre muy noble, cuando yo vine a este pueblo, nada más, a la paz de Dios, hoy ya no, hoy ya hasta luego, que es eso de que vienen aquí a verme por la noche y me dicen hasta luego, no hombre, hasta mañana si Dios quiere, se dice.

A. V.: Claro es que es muy importante a la hora de dirigirse a una persona las formas, la educación, el respeto.

L. M. D.: Yo siempre, la palabra de Dios la tengo siempre.

A. V.: Por eso cree usted que los padres y los profesores tienen que hacer hincapié en este tipo de cosas.

L. M. D.: Los profesores hoy están sufriendo mucho, según dicen porque los hay que se están retirando cuando ya tienen 60 años, porque en los chicos ya no hay educación ni na.

A. V.: Adónde va a parar todo esto.

L. M. D.: Mal, yo a la larga a España la veo muy mal, hay quien dice que no, pero eso no puede ser de ninguna de las maneras, que es eso de que una chica de 16 años pueda abortar sin permiso de sus padres, eso no, eso no debe existir, yo me he criado en una familia pobre pero muy cristiana, mi madre que en paz esté, tenía una fe por Santa Rita muy grande.

A. V.: Si yo lo pregunto cuál es el secreto para encontrar la felicidad, usted qué me responde.

L. M. D.: La felicidad es ser una persona noble, cariñosa, amistosa con todo el mundo, que no tenga rencor con nadie.

A. V.: Con su mujer Consuelo, que siempre estuvo a su lado y con la que han sabido educar en amor y respeto a dos hijas, Esperanza con la que usted vive y Catalina, que junto con su mujer descansan en la Gloria de Dios, Consuelo falleció hace 16 años y desde entonces no hay día que usted no se acuerde de su mujer y de su hija y las tenga siempre presente en las oraciones.

L. M. D.: Todos los días cuando me levanto, después que rezo mis oraciones las encomiendo a Dios a las dos y a todos los difuntos y ánimas benditas del purgatorio, los encomiendo a Dios, yo tengo mucha fe en eso, mi padre en el taller cuando se ponía a hacer una cosa decía, Jesús, siempre Jesús, aquí no, ahora esta gente nueva ya no quiere saber nada de eso.

A. V.: El testimonio que nos está ofreciendo, es un testimonio de fe en Dios y gracias a la fe usted ha podido salir adelante en muchos momentos difíciles de su vida, cuando pierde a su mujer, a su hija.

L. M. D.: Mucho.

A. V.: El día que Dios alargó sus brazos para abrazar a su hija y cuidarla para la eternidad, usted alzó su alma a Dios he hizo una oración por su hija para que Dios le abriera las puertas del cielo.

L. M. D.: La encomendé a Dios yo.

A. V.: La hizo usted en presencia de muchas personas que comúnmente oraban con usted en aquel momento:

L. M. D.: La encomendé a Dios más bien que na. ¡A Dios parte de mi corazón….!

A. V.: Para usted es muy importante su hija Esperanza.

L. M. D.: Sí… estoy también muy agradecido de la vecindad, se ha portado muy bien conmigo.

A. V.: Su hija Esperanza está siempre pendiente de usted, que coma, que no le falte de nada, que esté bien atendido.

L. M. D.: Sí, si se va a un mandao, padre me voy aquí o allí, siempre está pendiente de mi a todas horas, de eso no puedo quejarme.

A. V.: En este momento en que recordamos a los seres que en verdad han sido importantísimos en su vida, no quiero dejar pasar por alto a un amigo que también ya disfruta de la gloria de Dios y es Victoriano.

L. M. D.: Un amigo estupendo, me aconsejaba muy bien y me daba mucha compañía, porque yo estuve tres años sin salir de casa, nada más iba a misa, yo no iba al café ni iba a nada, entonces no era como ahora y me aconsejaba siempre muy bien, Victoriano, Dios lo tenga en el cielo.

A. V.: Que es para usted la fe en Dios.

L. M. D.: Lo más importante de la vida, lo más importante de la vida es la fe en Dios, siempre cuando me pongo a comer, Jesús bendice lo que vamos a tomar, cuando termino, gracias a Dios por los alimentos que nos has proporcionado, siempre, Dios es lo más importante para mi, la fe que tengo siempre.

A. V.: Ha llegado el momento de escuchar las palabras de Concepción, una religiosa que habitualmente lo visita para orar con él y compartir un tiempo.

Concepción: A Lorenzo lo conocí el 8 o 10, no se exactamente de Octubre, al entrar en su casa lo encontré con el rosario en la mano, rezándolo con su hija Esperanza, lo he visto cada 8 o 15 días, le traía la comunión, pidió que viniese un sacerdote para hablar con él, le traía la comunión y al entrar le decía, Lorenzo le traigo una cosa, “Lo más grade del mundo, me trae al señor”, se santiguaba pedía perdón, comulgaba con todo fervor y daba gracias a viva voz, gracias señor porque vienes a visitarme, yo de verdad, no sé si este hombre es de la tierra o no, no he conocido otro caso igual, a sus años con la cabeza tan clara y con esa fe en Dios y en la Encamisá, porque es de Torrejoncillo…. Yo le quiero mucho por que me ha ayudado a rezar mejor, a ser mejor, un día me dijo, en mi casa no se habla mal de nadie, yo le dije las palabras de Santa teresa, “De todos habla bien, de nadie mal y de ti ni bien ni mal” y esto se cumple en Lorenzo, de todo el mundo habla bien, todos son buenos, todos le quieren mucho.

A. V.: Lorenzo, que palabras más bonitas.

L. M. D.: Mucho.

A. V.: Para cerrar Radiohomenajes, la Alcaldesa de villa del Campo le va a decir unas palabras que yo sé que la va a hacer mucha ilusión que las escuche.

Alcaldesa: Yo los recuerdos que tengo son muy buenos… Tengo muy buenos recuerdos de subir a su casa, a la habitación donde él trabajaba y verlo cosiendo los zapatos, arreglando tapas, escuchando siempre la radio, y también de su mujer Consuelo siempre cosiendo a su lado, es una imagen que la tengo siempre grabada…. En los momentos difíciles ha tenido siempre el apoyo de la familia y de los vecinos del pueblo….Aunque entren más los vecinos de aquí, es verdad que los demás le preguntan a su hija por él cuando la ven….Estamos todos con él, que nos acordamos muchísimo. Le pido disculpas por no venir todas las veces que yo quisiera, por todo esto lo único que le digo tío Lorenzo, gracias por vivir tantos años, gracias por ser tan buena persona, porque la verdad, es que no tengo calificativos para describir a una persona tan amable, simpática, cariñosa, la verdad que me faltan calificativos y gracias por estos recuerdos tan bonitos y que Dios lo guarde muchísimos años.

A. V.: La alcaldesa ha dicho muchas cosas de usted, que es buena persona, buen vecino, buen padre, y con imágenes muy del pasado, muy auténticas… Un hombre siempre atento a los demás, que escucha siempre la radio, la radio ha formado parte de su vida y ahora vuelve la radio…. Aquí estamos nosotros para reconocer su vida.

L. M. D.: Siempre me ha gustado más la radio que la televisión, yo la radio la escuchaba y seguía trabajando, y la televisión pues no.

A. V.: La radio ha sido como una amiga que usted ha tenido, le ha acompañado muchos años y ahora le está rindiendo un homenaje.


Para terminar este programa, decir que ha sido un placer para mi conocerle, la primera impresión que yo he tenido, cuando he entrado aquí en el salón de su casa y le he mirado a los ojos, ha sido la de ver a un hombre lleno de paz, lleno de paz y de bondad y me alegro mucho de que este momento usted lo viva y lo tenga siempre en su corazón.

L. M. D.: Gracias a usted.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidades Tío Lorenzo, soy tu sobrino Antonio desde Madrid, además de darte los años, quiero contar una pequeña anécdota que tú y yo muy bien conocemos.
Desde hace tiempo, cuando por vacaciones iba al pueblo, te preguntaba
- ¿Tío, cuantos años tienes?
- 85, me contestabas.
- A lo que yo te decía : ahora mismo los firmaba.
- ¿ Tío, cuantos años tienes?
- 93.
- Ahora mismo los firmaba.
- ¿ Tío, cuantos años tienes?
- 97.
- Ahora mismo los firmaba.

Y así hasta 101 años este día de "Las Candelas" y en llegando a este punto, despues de desearte que cumplas muchos más, esta vez
¡¡¡ PONME EL PAPEL QUE TE LO FIRMO!!!

Antonio Moreno Corrales.

Anónimo dijo...

Muchas felicidades tio Lorenzo. Que cumpla muchos con salud. Un abrazo . Vicentín.

curanderogarabucha dijo...

Muchas Felicidades tio Lorenzo, y como usted dice ¡ Si Dios quiere! que cumpla muchos más con salud. Julian Gil Nevado